jueves, 15 de agosto de 2013

El embalse de Castroagudín está al 28% (con lo que ha llovido este año)





El embalse de Castroagudín está al 28,65% de su capacidad, según recoge el último boletín hidrológico de Augas de Galicia, con fecha 12 de agosto. Pese a este ínfimo nivel de la presa de O Con, la Consellería de Medio Ambiente lanza un mensaje de tranquilidad al asegurar que "el abastecimiento está garantizado", pues Vilagarcía cuenta con otra fuente de suministro que es el río Umia, a través de una captación desde la parroquia vilanovesa de Baión.

Los motivos por los cuales el embalse del municipio registra unos niveles tan bajos de ocupación son varios. Desde la consellería -responsable del ente público Augas de Galicia- apuntan a la escasa capacidad de la presa de O Con como una de las razones. Dicen que "es muy pequeña" y que además, en los meses de verano, la conjunción de unas precipitaciones escasas y un elevado consumo por parte de la población propician que el embalse "se vacíe con rapidez".

En estos casos, el Ayuntamiento se decanta por utilizar la captación alternativa del Umia, ubicada en Baión, según precisan portavoces oficiales del departamento que dirige Agustín Hernández. Las mismas fuentes aclaran que la decisión de qué fuente de abastecimiento utilizar en cada momento corresponde al Concello.

El embalse de O Con tiene una altura de 16 metros y una capacidad de 0,26 hectómetros cúbicos (hm3). Actualmente solo dispone de 0,07 hectómetros cúbicos de agua, según los últimos datos de los que dispone Augas de Galicia (12 de agosto). Estas cifras sitúan a la presa de Vilagarcía como la de menor cantidad de agua embalsada de toda Galicia.

En lo que respecta al embalse de Caldas, emplazado en el río Umia, tiene unas dimensiones mucho mayores que el de Castroagudín. Así, puede llegar a albergar 6,15 hm3, aunque ahora mismo tiene 4,06, por lo que está al 66,02% de capacidad.

De este río se abastece todo O Salnés. Vilagarcía mediante la captación de Baión y el resto de la comarca a través de una estación en Pontearnelas, desde donde se bombea agua durante unos 5 kilómetros hasta la depuradora de Tremoedo (Vilanova). Desde esta EDAR se distribuye a las casas y domicilios.

El consumo de agua suele dispararse en verano. La temperatura constituye uno de los factores más importantes a la hora de analizar el consumo de agua. Así, con el mercurio en niveles intermedios o bajos no se producen tantos riegos en las fincas, y las piscinas al aire libre se llenan menos veces, y por tanto se renueva el agua con menor frecuencia.

Esto fue lo que pasó el verano pasado, cuando la inestabilidad del tiempo (bajas temperaturas y presencia de lluvias) acentuó la caída generalizada que venía experimentando el consumo de agua en Vilagarcía. Prueba de ello es que en agosto de 2012 los hogares y empresas de la capital arousana gastaron 287.402 hectómetros cúbicos de agua (15 m3 por abonado) frente a los 333.626 del mismo mes de 2011 o a los 325.763 de agosto de 2010, según los datos que maneja la concesionaria del servicio Espina & Delfín. Con todo, en verano siempre crece el consumo en relación a otros meses del año.

Aunque todavía no ha terminado el mes de agosto, las altas temperaturas del verano en curso y la importante afluencia de turistas en Vilagarcía no parecen augurar un descenso en el consumo de agua. No solo en agosto, sino que también en julio la mayoría de los días ha lucido el sol. De hecho, a principios de julio hubo una ola de calor que se prolongó durante jornadas.

Por ahora se desconoce en qué condiciones meteorológicas terminará el verano, por lo que habrá que esperar a que concluya la temporada estival para conocer los datos de gasto de agua con certeza.

Las elevadas temperaturas que se vienen registrando durante la mayor parte de este verano han contribuido a que julio fuese el mes de los últimos diez años con un mayor consumo de agua por parte de los ciudadanos de O Salnés. El gerente de la Mancomunidade, Ramón Guinarte, asegura que el mes pasado los hogares y empresas de la comarca gastaron más de 8.000 millones de litros, "un consumo muy elevado", valora. Por el momento se desconoce a ciencia cierta el motivo de que se alcanzasen estos registros, aunque Guinarte intuye que la "considerable afluencia" de turistas que este año se ven por las calles de O Salnés también podría haber contribuido a alcanzar un consumo de esta envergadura. "En el mes de julio hubo mucho turismo", recuerda el gerente.

La mayoría de municipios de O Salnés se abastecen de un "miniembalse" del Umia a su paso por Pontearnelas. Desde allí el agua se bombea a Tremoedo para ser distribuida a los distintos ayuntamientos. "La Mancomunidade solo abastece a una pequeña parte de Vilagarcía", precisa Ramón Guinarte. Y es que la capital arousana también dispone de la presa del río de O Con.

En cuanto a posibles incidencias que pudiesen surgir en el abastecimiento, el gerente de la Mancomunidade asegura que no ha habido presencia de microcistina (dan lugar a alteraciones gastrointestinales, reacciones alérgicas o irritación) en el agua que se suministra en O Salnés. Donde resulta más frecuente la presencia de este compuesto tóxico es a la altura del embalse de Caldas, en un tramo anterior del río Umia.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario