sábado, 15 de julio de 2017

Una trucha de 3,2 kilos en el Sil





El joven quirogués, Luis Rodríguez Núñez, salió a primera hora de la mañana de su casa rumbo al río Sil para practicar una de las aficiones que más le gustan, la pesca. Durante la mañana logró atrapar varias piezas, pero el principal botín llegó a última hora. A la una del mediodía, Rodríguez vio como picaba un ejemplar, pero no era una pieza cualquiera. Levantó la caña y de pronto emergió de las aguas del río Sil a su paso por la parroquia de A Barca do Castelo una trucha de dimensiones considerables.

Nada más sacarla del agua, la midió y pesó. En total 3,2 kilos. Era el mejor botín de su larga trayectoria como pescador. Nada más llegar a casa, Luis Rodríguez se la dio a su abuela, que ya puso en marcha toda la maquinaria para cocinarla. A sus 26 años, es un gran aficionado a la pesca.

Se lo inculcaron hace bastantes años sus amigos, y todos los días aprovecha el tiempo libre que tiene para irse al río. Este joven pescador tiene buena mano, porque siempre regresa a casa con varias piezas. Considera esta modalidad como un deporte muy completo, que sirve para estar bien física y anímicamente.



Fuente: La Voz de Galicia

Los cotos de salmón de Lugo escandalizan a pescadores de toda España






Escandalosas fotos como la que ilustra esta información circulan por las redes sociales de comunidades de pescadores de salmón de toda España porque les escandalizan. Ese es el estado de los tres cotos de salmón de la provincia de Lugo, casi los únicos junto con el Eo, y muchos pescadores de esta selectiva modalidad que este verano iban a venir a Galicia para pescar salmón ya han cancelado sus visitas ante el estado dantesco de los ríos salmoneros de la comarca lucense de A Mariña.

Algunos incluso protestan porque compraron en las subastas permisos o lotes para la pesca del salmón que realizó la Xunta de Galicia, pero esas autorizaciones ahora no sirven para nada porque los ríos están impracticables. Algunos aficionados y expertos en la pesca del salmónido dicen incluso que el estado de los ríos va a suponer un daño muy importante para la vida de esta especie, que necesita cauces limpios y cristalinos para prosperar.

Sin embargo, los ríos Ouro, Masma y Landro, que riegan la zona comprendida entre Mondoñedo Foz y Viveiro, están completamente impracticables, bajo grandes montones de troncos y ramas que quedaron del verano y que Augas de Galicia no retiró en su momento. Algunos de los más destacados pescadores de salmón de España dicen en sus foros que este panorama «dañará claramente la imagen de la Galicia verde de los mil ríos y será un lastre para la Xunta cuando quiera seguir vendiendo esa imagen».

La Asociación de pescadores del río Masma fue una de las que envió hace tiempo un escrito a la Xunta de Galicia para denunciar que desde el pasado mes de marzo la situación se había vuelto dantesca. La consellería de Medio Ambiente le contestó que ya había autorizado los permisos necesarios para que se realizase la limpieza y retirada de los árboles, pero tras varios meses de espera, el trabajo que debe realizar Augas de Galicia no se produjo y a punto de terminar la nueva temporada de pesca la situación de los ríos es esta. Además, el colectivo de pescadores tiene constancia de que la Xunta de Galicia elaboró un informe al respecto, y en él se recogen más de 70 lugares en los ríos Ouro, Landro y Masma en los que Augas de Galicia debería intervenir con labores de limpieza para retirar montañas de maleza y madera.



Fuente: La Voz de Galicia

domingo, 28 de mayo de 2017

Na ría non queda rabo de peixe




Los jubilados se rindieron ante tanta escasez. No quedan ni miñocas en la playa, ni chopos, ni calamares, ni un triste pulpo, apenas unas pobres fanecas sobreviven en algunas postas.

El cambio climatológico ha llegado a las rías, pero no ese del que habla todo el mundo, sino el otro. El otro es la renuncia de la Xunta a defender los caladeros de cría y a autorizar todo tipo de artes.

Mientras los pescadores claman contra Bruselas y su limitación de topes en las capturas, en aguas interiores se autoriza barra libre. Después de 200 años de prohibición, se permite y autoriza a cientos de barcos a faenar con artes prohibidas: el bou de vara, las rapetas, las rapetillas, el medio mundo, las betas y las caceas de nasas por cientos y por miles. ¿Cómo puede quedar algo?

La Consellería de Pesca encarga estudios y defiende el aumento de cuotas en las aguas comunitarias, pero en las de su competencia no queda rabo de can ni rabo de besta. ¿Acaso nadie les informa de la invasión de la alga japónica, arrasando todos los fondos de la ría a su paso? Cualquier submarinista podría confirmarlo: las praderías de algas dejan su nicho edafológico en beneficio de los nuevos invasores, que transforman el lecho marino en una selva tropical sin vida animal.
La culpa es del cambio climático, o del chachachá decían las jóvenes que regresaban preñadas tras el baile dominical, pero lo inequívocamente cierto es la desertización de las rías gallegas a consecuencia de un esfuerzo pesquero descontrolado y fuera de cuestión.


La prensa diaria publica mareas de diez mil kilos de sargos o de robalizas, pero se olvida de destacar que están ovadas y son capturadas al acudir a las playas para frezar. ¿No puede prohibirse su captura en estas fechas? ¿No existen estudios que lo certifiquen? ¿A qué se dedican los múltiples centros de investigación marina de Galicia? ¿Nadie sabe nada?

Los viejos pescadores, pobres ellos que no tuvieron escuela, repetían una máxima: «As rías pechadas no verán son o pan da invernía». Qué poco sabían frente a los nuevos Atilas: todo está permitido porque el pueblo ya fue consultado y contestó. Amén. ¡Y nadie dimite!

Miento, algo si plantean las autoridades, prohibir a los pescadores deportivos salir a pescar, salvo los fines de semana y fiestas de guardar. Bravo.





Fuente: José Antonio Ventoso Mariño La Voz de Galicia

Subasta de 2.000 kilos de sargo en el Muro






El día 12 se subastaron más de 2.000 kilos de sargos en el Muro. El pescado fue capturado por la flota de cerco que prefirió quedarse en aguas gallegas y no navegar hasta el Cantábrico para faenar al bocarte. Los pesqueros encontraron el cardumen entre Langosteira y Malpica.

 El precio del sargo en primera subasta osciló entre los 8,80 y los 5 euros el kilo.



Fuente: La Voz de Galicia

Salmonazo de más de 9 kilos en el Sella





José Luis Vega Tomás, apodado cariñosamente como "el Pali", vecino de Cangas de Onís aunque con raíces en la ribereña localidad de Villanueva echó a tierra a las 10:00 horas de éste sábado, 29 de abril, en el lance libre de El Capitán, en Vega los Caseros (Parres), un salmón que pesó 9,080 kilogramos en la báscula del Centro Oficial de Información y Precintaje de El Portazgo. Fue engañado utilizando la mosca como señuelo y tenía 94 centímetros de longitud. Se trata del ejemplar de mayor tamaño capturado en la presente campaña en la cuenca del río Sella.

Por su parte, otro ribereño, Francisco García Marcos, "Kiko el Molineru", también sacó otro salmón en ese mismo pozo de El Capitán, éste a las 7:40 horas, a cebo natural, con un peso de 7,500 kilos y 86 centímetros de longitud.



Fuente: La Nueva España

El Proyecto Arca consigue crecer con la cesión de más salmones





Los hermanos Pedregal Rodríguez, Marcos y Pablo, se han empeñado en que el Proyecto Arca de Las Mestas del Narcea pueda ser un éxito. Así lo demuestra el hecho de que los cuatro salmones que actualmente descansan en las balsas de la estación de alevinaje que la sociedad tiene en la praviana localidad de Quintana, hayan sido cedidos por ellos. Recordar que dicho proyecto consiste en que los pescadores, voluntariamente, cedan sus capturas con vida para que sean desovadas de forma artificial en el mes de diciembre y apoyar de esta manera la reproducción natural del río.

Pablo ya había donado sus dos primeras capturas de la temporada, el 22 de abril un magnífico ejemplar de 9,6 kilos, y el día 1 de mayo otro de 4,300 kilos. La semana pasada, tanto Marcos como Pablo, tuvieron la fortuna de capturar un salmón, y decidieron cederlos, en un gran gesto que demuestra su generosidad y el grado de implicación que tienen con el Proyecto Arca. Marcos pescó su ejemplar, de 4,500 kilos a cebo natural en la zona libre del Narcea el viernes, y Pablo hizo lo propio el sábado con un salmón de 5,700 kilos.

Una actitud la de los hermanos Pedregal agradecida por gran parte del colectivo de pescadores y por una directiva de Las Mestas que espera sirva de ejemplo para que, en adelante, sean más los aficionados que opten por no sacrificar sus capturas y donarlas para su posterior desove. El posible éxito del Proyecto Arca pasa por la implicación de los pescadores.

Aquellos aficionados que quieran donar sus capturas, en el momento de producirse la misma tienen que llamar al teléfono del presidente de las Mestas del Narcea, Enrique Berrocal Martínez (628714484), que se encargará de coordinarlo todo para enviar el coche con la cuba a recoger el pez lo antes posible y que, así, llegue en las mejores condiciones a la estación de alevinaje.


Fuente: La Nueva España

La Xunta suelta 10.000 ejemplares de salmón en cuatro ríos de A Mariña lucense





El delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, confirmó que los agentes del Servizo de Conservación da Natureza soltaron 10.000 ejemplares de salmón de un año de vida en los ríos Eo, Masma, Ouro y Landro, en la comarca lucense de A Mariña, dentro del plan de conservación de esta especie desarrollado por la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio.

Además, también soltaron 79 ejemplares de trucha, 22 para el tramo de pesca sin muerte en el río Eo, a su paso por el municipio de A Pontenova; y 58 para tramos del río Miño en los municipios de Guntín, O Corgo y Lugo.

El delegado territorial precisó que esta suelta de ejemplares se enmarca "dentro de los planes de apoyo a las poblaciones salvajes de salmones mediante repoblaciones anuales que se realizan en diferentes épocas del año".

De hecho, confirmó que en junio se realizará otra suelta de "salmón y de trucha".

Los ejemplares utilizados en esta última fase de repoblación proceden del centro ictiogénico de O Veral, en Lugo, uno de los que gestiona la consellería en la provincia, junto con el de Goo, en O Incio, que está especializado en la cría de trucha. 


Fuente: El Progreso

Arturo Parada ganó el concurso del Ulla 2017 con un salmón de 5,6 kilos





El aumento del cauce del río favoreció ayer la presencia de salmones que empiezan a remontar el Ulla. La segunda jornada del concurso internacional de pesca de salmón en A Estrada arrancó con capturas. Fue un salmón de 5.623 gramos pescado a cucharilla por Arturo Parada, un coruñés, pescador asiduo en el Ulla, un poco mayor que el que el sábado pescó el estradense Manuel Aldariz, que marcó en la báscula 5, 198 kilos. El ejemplar salió del río a eso de las 8.20 horas en el puesto de Venezuela, en la parte baja del coto de Ximonde. En las primeras horas de la tarde cayó el segundo del día que sacó del agua Ramiro Martínez, de Santeles (A Estrada) y que como ribereño que es lleva pescando en el río toda la vida desde muy joven. Una pasión que le viene ya de herencia, de su padre y también de sus tíos, todos ellos pescadores. La suerte acompaña a este estradense residente en Vigo que hace unos días capturó el campano del Lérez. El salmón que consiguió ayer pesó 4,520 kilos y de él darán cuenta en familia, apunta Ramiro Martínez que explica que «hay que disfrutarlo ahora que se puede». Fue el tercer salmón capturado en el concurso y el cuarto de la temporada.
 

Esta segunda jornada, a diferencia de los intensos chaparrones del día anterior, lució el sol, que unido a la crecida del río que lució con las aguas más claras sirvieron en bandeja una animada jornada en la que los participantes avistaron varios plateados. Los participantes destacaron la impecable organización de la asociación Río Ulla y el buen ambiente. A las dos capturas de ayer se sumó la del sábado la del estradense Manuel Aldariz que quedó segundo.

  

Fuente: La Voz de Galicia

sábado, 27 de mayo de 2017

Un vecino de Ponte Caldelas pesca una trucha de 3 kilos en el Verdugo





Álvaro Míguez, un pescador habitual en las orillas del río Verdugo, logró ayer la mejor pesca en sus 40 años de afición al deporte de la caña. A primera hora del viernes, el pescador natural de Taboadelo logró coger una trucha de casi 3 kilogramos en la zona de Coveliño.


El ejemplar llegó vivo hasta la Cervexaría Alameda, donde Álvaro trabaja durante los fines de semana.Míguez lo celebró con sus amigos y compañeros de trabajo, que no dudaron en hacerse numerosas fotos con la captura. Una de esas imágenes la compartió con el alcalde, Andrés Díaz, así como los concejales Lito Molinos y Manolo Barreiro.

Álvaro relató que acababa de llegar al río cuando tuvo "suerte". Le llevó casi media hora sacar el pescado del río debido a su peso, en una "batalla" que requirió de mucha habilidad y fuerza física.


El ejemplar acabó en su casa, donde este fin de semana será degustado en un plato que aún no claro está, pues hubo quien le aconsejó cocerla y acompañarla de mayonesa, pero también había partidarios de prepararla al horno.


Andrés Díaz subrayó que esto viene a confirmar el prestigio "troiteiro" del Verdugo, caracterizado por unas aguas limpias, un paisaje espectacular y una gran riqueza piscícola.




Fuente: Faro de Vigo

Pescan una merluza con una cabeza y dos cuerpos






No es un montaje fotográfico, sino una merluza europea con una enorme cabeza, dos ojos y, lo que marca la diferencia, dos troncos y dos colas. Esa deformidad de la naturaleza llegó al puerto de Ondárroa, desde donde les confirmaron a armadores gallegos que la desembarcó la pareja de arrastreros de litoral «Aketxe» y «Gaztelugatxe».

El engendro de «Merluccius merluccius» entró en las redes de esos barcos hace varios meses, cuando faenaban en el caladero nacional, en el golfo de Vizcaya. Para los incrédulos, incluso aportan el nombre del patrón de uno de los pesqueros. Ver para creer.




Fuente: La Voz de Galicia

Portugal pesca un salmón de 13 kilos, el doble que el campanu de Asturias






Un "salmonazo" de 13 kilos pescado en el río Miño. Dos hermanos de la localidad portuguesa de Vila Nova de Cerveira, en la frontera con Galicia, capturaron el pasado miércoles un ejemplar, cuyo tamaño fue dos veces mayor que el campanu de Asturias. El primer salmón de la temporada con muerte en el Principado lo sacó el coañés Alejandro Pérez en el Eo, pesó 5,7 kilos y midió 79 centímetros. Un pez pequeño comparado al pescado en el Miño: 13 kilos y un metro de longitud. Por este descomunal salmón, un restaurante local solo pagó 500 euros frente a los 9.500 euros del campanu de Asturias y los 9.900 del Sella.


El Ayuntamiento de Vila Nova de Cerveira destaca en su página web que el ejemplar capturado la semana pasada por los hermanos Jorge y Ricardo Alves, es un "caso raro por el peso y la dimensión". "Según los registros históricos, en los años 60 y 70 era normal la captura del salmón en el río Miño, con unos 20 kilos. Sin embargo, a pesar de los pocos indicadores de los últimos años, se estima que estos casos son muy raros. El tamaño más común es entre los cuatro y ocho kilos", explican.


El de Portugal, sin embargo, no es el salmón más grande de la historia. Precisamente en Asturias, en el río Narcea, se pescó el 20 de marzo de 1962 un ejemplar de 16,2 kilos, que ostenta el récord nacional. Fueron el pescador gijonés Gregorio Alonso y el ganchero de Cornellana Avelino Aparicio, "Nené", los protagonistas de esta leyenda. Las medidas del bicho asustan: 110 centímetros de longitud y 68 de perímetro máximo, que el gijonés sacó a cucharilla en una época en la que se sacaban más de 1.200 salmones al día, casi los mismos que hoy se pescan durante toda la temporada.


"El día anterior habíamos sacado un salmón de once kilos y medio", recuerda Gregorio Alonso en un reportaje publicado en LA NUEVA ESPAÑA treinta años después de aquella hazaña. "Cuando picó, el salmón salió disparado río arriba y tuve la suerte de estar situado en un lugar muy cómodo, una especie de playa fluvial, que me permitió caminar durante muchos metros a la altura del salmón. Pero después el animal se desbocó en dirección opuesta". Y ahí comenzaron los problemas. "Decidí meterme en el río, pero a los dos pasos el agua me cubría por la cintura. Cuando llegué hasta el salmón y pude utilizar el gancho, tenía el agua por el cuello", cuentan. Pero al final, el salmón de 16,2 kilos picó el anzuelo.





Fuente: La Nueva España

Un robalo de casi un metro






Adrián González García, de A Granxa (Entrecruces) pescó en Muxía, cerca de Os Muíños, una lubina de 6,550 kilos y 90 centímetros de largo. Usó caña y señuelo. Es la mayor captura que ha logrado.




Fuente: La Voz de Galicia

Raya de 5 kilos





El joven vigués Iago Alonso Falque se llevó una grata sorpresa y un buen susto el domingo. La sorpresa se la dio la raya torpedo que capturó en aguas de Alcabre mientras practicaba pesca submarina. La especie, con la que posa orgulloso en la imagen, pesó casi cinco kilos.


El susto se lo proporcionaron las tres descargas eléctricas que recibió de la raya emitidas, eso sí, en su legítima defensa.




Fuente: Faro de Vigo

Capturan en el río Furelos una trucha de 3,1 kilos





Las aguas del río Furelos le dieron una alegría a los aficionados de la asociación de pescadores que lleva por nombre el del cauce fluvial de la comarca de Melide.

Sesenta y ocho centímetros de largo y 3,1 kilos de peso son las medidas de la pieza que capturó Iván Bruzos Cendán, que invirtió media hora para sacar del río tan extraordinario ejemplar, el primero de este porte que da esta temporada el Furelos.




Fuente: La Voz de Galicia

Casi siete kilos de salmón, el "campanu" del Lérez





Ramiro Martínez Pereiras, un veterano pescador de A Estrada, aunque afincado en Vigo desde hace años, ha sido el afortunado aficionado que se ha hecho hoy miércoles con el "campanu" del río Lérez, el primer salmón que se pesca en el coto pontevedrés en la presente temporada.


El ejemplar, de casi siete kilos de peso (en concreto 6,679 kilogramos) y casi noventa centímetros de longitud, fue capturado después de una "pelea" de unos 20 minutos en la "poza de Bora".


Se da la circunstancia de que Ramiro Martínez se estrenaba este año en el río Lérez, si bien tiene gran experiencia en el Ulla, en su A Estrada natal, donde hace un par de años logró el "campanu" de ese río. Sin embargo, al no tener suerte en el sorteo de este año (no podría acudir al coto de Ximonde hasta julio) decidió probar suerte en el Lérez, con éxito total, no solo por ser la primera captura de la temporada, iniciada el pasado lunes, sino por las dimensiones del "rey del río".


A pie de río, Martínez Pereiras, explicaba que llevaba en el Lérez desde las ocho de la mañana, pero no comenzó a pescar hasta una hora y media después, ya que al desconocer sus pozos y el entorno, se asesoró antes con otros pescadores y con los guardarríos.


Fue pasadas las dos de la tarde cuanto logró capturar al "campanu", después de varios "amagos" de picar que no fructificaron.


Utilizó la quisquilla como cebo y una vez que atrapó el salmón al final del sedal, fueron casi 20 minutos de lucha con el pez, dificultada por el hecho de que estaba solo y nadie podía echarle una mano.


Finalmente logró atraer la presa hasta la orilla y se mostraba "feliz" por la jornada y con ganas de regresar al Lérez, un río que, como todos, ve "muy bajo" por la escasez de lluvias de los últimos meses.





Fuente: Faro de Vigo

Frío inicio de la temporada de pesca de salmón en Galicia






Frío inicio de la temporada de pesca del salmón en Galicia. Frío en todos los sentidos. Por las temperaturas pero también por la ausencia de "conatos" de captura del rey del río. El codiciado "campanu" de Galicia –el primer salmón de la temporada- se resiste a picar y hasta a dejarse ver. Entre los pescadores y los agentes medioambientales de la Xunta que se dan cita, como cada año, en el inicio de la temporada se comenta ya a estas horas que el primer día de pesca del salmón parte con "malas expectativas" en los cotos salmoneros del río Ulla –que sigue siendo uno de los que copa preferencias de los deportistas foráneos, especialmente en el caso de Ximonde- pero también en los demás ríos salmoneros de Galicia como el Eo, el Mandeo o el Lérez. Así lo cree también el experto en pesca Salva Ortega, el artífice de la web especializada Ás Orillas do Ulla.


Las bajas temperaturas -impropias de principios de mayo- y el bajo caudal de agua del río -también inusual por estas fechas- está motivando que el inicio de la temporada del salmón esté siendo "muy parado". Ni pican ni casi se dejan ver si bien algún salmón sí que hay en el Ulla, al menos en aguas próximas al habitualmente afortunado coto de Ximonde.


En el río Ulla, aunque la mañana arrancó con gran expectación entre los aficionados a la pesca del pez rosado, el desánimo está haciendo mella a esta hora ya en buena parte de los 28 pescadores que tuvieron la fortuna de obtener un puesto para abrir la temporada en alguno de los cotos salmoneros estradenses: 6 en Ximonde, 8 en Santeles, 8 en Pontevea y 6 en Sinde. Los del de Pontevea cuentan además con el aliciente de estrenar a la pesca con muerte este coto que, tras reservarse en los dos últimos años solo a la práctica deportiva sin muerte, este año se suma a las capturas con extracción.

Tampoco hay constancia de que de momento ningún ejemplar del pez rey haya picado en los cotos de pesca sin muerte del Ulla: Couso y Deza, que suman respectivamente 6 y 10 cañas.


De ahí que, aunque todavía faltan varias horas para que acabe la jornada inaugural de la temporada de pesca de salmón en las riberas del Ulla se esté comentando ya a estas horas que no parece previsible que el pez rey se vaya a dignar a picar hoy. "A ver mañana", aventuran muchos deportistas. A pesar de estos presagios agoreros, los afortunados que pueden practicar hoy su deporte favorito siguen insistiendo y probando suerte para ver si, finalmente, el campanu se decide hoy y, contra odo pronóstico, finalmente pica.





Fuente: Faro de Vigo

Un buceador aficionado de Soutomaior captura un pulpo de casi diez kilos






Un buceador de Soutomaior, Fran Cal Álvarez, de 28 años, capturó un enorme pulpo de casi diez kilos el pasado domingo cuando practicaba pesca submarina junto a dos amigos en el entorno de Cabo Home, en Cangas.


La pieza fue localizada oculta en unas rocas cuando devoraba a otro ejemplar de pulpo más pequeño y el pescador tardó cuarenta minutos en capturarlo. Ahora, el gigante cefalópodo será degustado en una comida con un grupo de quince amigos.




Fuente: Faro de Vigo

Sale el primer salmón del Lérez 2017





Es natural de A Estrada, aunque reside en Vigo desde hace años y como buen estradense, el Ulla es su habitual escenario para pescar, un río que "conozco como la palma de la mano". Pero este año no tuvo suerte con los sorteos -hasta julio no puede acudir al afamado coto de Ximonde- por lo que acudió ayer al Lérez, donde se hizo con el primer salmón de la temporada de 2017 en este coto pontevedrés, un espectacular ejemplar de 6,679 kilos y casi noventa centímetros que mostraba con orgullo a pie de cauce pocos minutos después de la captura, pasadas las dos de la tarde.


Ramiro Martínez Pereiras, natural de la parroquia estradense de Santeles, es un experimentado pescador que ya en mayo de 2015 ganó el Concurso Internacional de Pesca de Salmón que organiza la Sociedade Deportiva Río Ulla y ayer tuvo que echar mano de todo su sabiduría para sacar del agua un salmón, pescado con chinchilla como cebo y que se resistió. Tuvo que "pelear" durante más de veinte minutos, en el "pozo de Bora", a pocos metros de la presa de Ence en esa parroquia pontevedresa. Tras el exitoso estreno de ayer, ya piensa en repetir tan pronto pueda.


-¿Cómo fue la captura?

-Llegué al río a las ocho de la mañana, pero no comencé a pescar hasta una hora y pico después, ya que es la primera vez que vengo al Lérez y no conocía sus pozos ni el entorno. Pregunté a otros pescadores y después de recorrer varias zonas, me enteré de que nadie había tirado allí -en el lugar donde finalmente logró la captura-, por lo que eché un cebo para probar. Picó algo y me comían el cebo, pero se soltaba. Lo intenté varias veces y ya iba a abandonar al pensar que eran peces pequeños, hasta que de repente sentí tirones y comenzó a saltar el salmón sobre el agua. En un pozo profundo y se esconden junto a una piedra. Lo saqué solo y tardé más de veinte minutos. Gritaba para que alguien me echaran una mano, pero nadie me oyó. Utilizo una caña de diez metros y me costaba mucho traerlo a la orilla, pero al final se cansó y pude acercarlo recogiendo la caña.


-Era su primera vez en el Lérez.

-Yo pesco en el Ulla, en Ximonde y otros cotos, pero el sorteo de este año para Ximonde era para julio. Aquí había dos cañas libres para el 3 de mayo (ayer) y cogí una de ellas. Yo nací al lado de A Estrada, en Santeles, pero vivo en Vigo hace muchos años. Ahora estoy prejubilado y paso mucho tiempo en A Estrada, donde nací y la afición a la pesca nació allí.


-Es un ejemplar de gran tamaño, lo que sin duda dificultó su captura.

-Pesa casi siete kilos y mide cerca de noventa centímetros. Es una alegría y una suerte también, porque al no conocer los sitios y sin ayuda, es mucho más complicado. La caña de cucharilla es más corta y más fácil de manejar, pero con una de diez metros, -las que se utilizan con cebo natural como miñoca o quisquilla- hay que cansarlo".


-¿Cómo ve el río?

-Está muy bajo. Están todos así por la escasez de lluvias.


-En Galicia no está permitido subastar estos ejemplares y lo habitual es hacer una comida familiar ¿Cómo lo celebrará usted?

-Hace dos años ya hicimos una fiesta y con este haremos otra. Aunque la temporada del salmón comenzó el pasado día 1 de mayo, yo me dediqué estos días a la trucha y estoy encantado de haber capturado el primer ejemplar del Lérez.





Fuente: Faro de Vigo

Proyecto Arca: salmones indultados para la repoblación





El pescador Pablo Pedregal Rodríguez ha cedido al Proyecto Arca un salmón capturado este sábado 22 de abril: alcanzó un peso de 9,400 kilos y una longitud de 92 centímetros y se pescó a cebo natural en la zona baja del Narcea-Nalón. Será destinado al desove dentro del llamado Proyecto Arca, un ambicioso plan para la repoblación del salmón que desde el año 2015 desarrolla la Asociación de Pescadores Las Mestas del Narcea, con la pertinente autorización de la Consejería.


El objetivo es conseguir el desove de ejemplares capturados a caña y cedidos por aquellos pescadores que decidan colaborar con el proyecto. Los salmones capturados son trasladados de inmediato en una cuba especialmente habilitada para este propósito al centro ictiogénico que la asociación gestiona en la localidad de Quintana (Pravia). Allí los salmones se mantienen en tanques acondicionados hasta la época de la reproducción, aproximadamente en diciembre. Entonces se desovan artificialmente, bajo las condiciones que establece la administración, y son devueltos al río.


Según Enrique Berrrocal, presidente de la asociación, lo ideal para este propósito sería conseguir ejemplares entre los 7 y 8 kilos, a poder ser hembras. El proyecto implica directamente a los pescadores con la conservación de la especie en el río Narcea-Nalón, pues estos ejemplares se contabilizan en el cupo particular de los aficionados que los ceden -la normativa establece un límite de 4 salmones por pescador para la temporada 2017.


El pescador que desee aportar su captura al Proyecto Arca debe mantener el ejemplar en la sacadera dentro del agua y ponerse en contacto con el teléfono de la asociación Las Mestas del Narcea.


Miembros de Las Mestas se desplazarán con la cuba para hacerse cargo del salmón y notificarán su cesión a la guardería, para que consten como precintados y se incluyan en el balance de capturas del río Narcea-Nalón.





Fuente: La Voz de Galicia

Pescan un robalo de 8 kilos





Había capturado ejemplares de cuatro y hasta seis kilos, pero jamás "uno tan enorme". El joven vigués Iván Nogueira cerró su jornada de pesca submarina este domingo en Monteferro con un imponente trofeo y una sonrisa de oreja a oreja. Se llevó a casa una lubina de ocho kilos de peso y 93 centímetros de talla. Nada menos.

Pese a su envergadura, el robalo apenas opuso resistencia. "Tuve suerte y ayuda de la corriente, que lo trajo hacia mí. El tiro con el arpón fue difícil porque la pieza esta muy cerca. Lo primero que pensé cuando le di fue que, si tiraba mucho, se rompería. Así que lo abracé y no lo solté más", explicaba ayer pletórico este amante del submarinismo que aprovechó la Semana Santa para realizar casi un maratón. "Buceé durante 18 horas en cuatro días por el sur de las Rías Baixas, desde Vigo hasta Cabo Silleiro", señala.

Tras disfrutar a tope de los fondos marinos la zona, nada mejor que darse un banquete. El pescado ya se encuentra a buen recaudo en la nevera de su padre, a quien ha regalado la pieza que, en los próximos días, sentará a la mesa a una veintena de personas, a las que los anfitriones calculan servir otras tantas"generosas" raciones.

Aparte del placer de la degustación gastronómica, para un amante de la pesca submarina como Iván "no hay mayor honor" que practicar este deporte "tan noble, selectivo y relajante". Por eso anima a todo el mundo a probarlo porque "sientes que formas parte de la naturaleza" y a disfrutar de las rías gallegas, "que son un auténtico espectáculo".




Fuente: Faro de Vigo

El río Eo da el "campanu" de 2017, un salmón de 5,8 kilos




Alejandro Pérez Fernández, un veterano y experimentado pescador de Trelles, una aldea del concejo asturiano de Coaña, ha sacado en el río Eo el "campanu" de este año, un salmón de 5,790 kilos y 79 centímetros que capturó a la media hora de ponerse a pescar.

En concreto, el salmón lo pescó con cebo natural en el conocido como pozo Los Cables, en el coto Louredal del Eo, río que discurre entre los límites de Asturias y Galicia y que el año pasado también dio el "campanu", en esa ocasión, un ejemplar que pesó 4,1 kilos.

El "campanu" es el nombre que recibe el primer salmón que se pesca en cada uno de los seis ríos salmoneros del Principado cada temporada, y que tradicionalmente se anunciaba con el repicar de las campanas.

En esta ocasión, los ribereños y pescadores preveían que el "campanu" regional madrugaría ya que los ríos bajan con poco caudal y eso favorece la visión de los salmones.

De hecho, Alejandro Pérez Fernández acudió con su mujer y un sobrino al coto a las 7:00 horas, pero tuvo que esperar casi media hora por la falta de luz.

Tras varios lances con cucharilla, decidió probar con meruco y quisquilla, conocido como cebo mixto, y con él consiguió enganchar al "campanu" a la primera, a las 7:50 horas.

Tardó poco más de cinco minutos en llevar el salmón hasta la orilla, ha señalado a EFE este experimentado pescador, que sacó su primera pieza con 11 años y lleva ya 52 años acudiendo, cada año, a los ríos de la zona.

Según ha reconocido, a lo largo de más de medio siglo ha conseguido cientos de salmones, aunque en los últimos años "bastante es si se consiguen dos o tres ejemplares" porque hay menos presas y cientos de pescadores.

También ha conseguido "diez o doce -no recuerda con exactitud- 'campanus' de los ríos Navia y Porcía", aunque ésta es la primera vez que consigue el de Asturias.

En esta ocasión, la suerte estaba de su parte ya que, además del "campanu", su sobrino consiguió capturar hacia las 10:00 horas otro salmón de 7,2 kilos, y su mujer había enganchado otro que al final se soltó.

Los tres pescan en el mismo coto, donde la normativa asturiana permite un máximo de tres cañas a la vez, según ha recordado Pérez Fernández, que a las 13:00 horas llevará su presa a la feria del salmón de Salas para que sea subastado entre más de una docena de restaurantes que ya han asegurado su participación en la puja.

El año pasado se pagaron 3.700 euros por el "campanu" de 4,1 kilos que se pescó en un pozo muy cercano al que en este año se capturó el primer salmón de la temporada.

Aunque elevado, el valor que ha alcanzado los últimos años se encuentra lejos de los 18.000 euros que llegaron a pagarse por el "campanu" de 2007.

Los "campanus" son los únicos salmones pescados en Asturias que se pueden comercializar, en este caso, a través de la subasta que se celebrará en Cornellana, en el concejo de Salas, que acoge la feria del salmón "Asturpesca".

Cientos de aficionados a la pesca se han acercado a primera hora hasta los ríos salmoneros para intentar cobrarse la primera pieza de la temporada de pesca con muerte, que se mantendrá abierta hasta el 15 de julio.

El director general de Recursos Naturales, Manuel Calvo, espera que la temporada de pesca de salmón permita mantener las capturas de los últimos años, que han oscilado entre los 1.100 y los 1.300 ejemplares.





Fuente: eldiario.es

El «mero de piscifactoría», más cerca del consumidor







Lo que en Galicia se tiene por mero -ese pescado que el año pasado se pagó en las lonjas gallegas a una media de 20,36 euros- se llama en realidad cherna (Polyprion americanus). Es una especie cara porque hay poca. Está sometida a gran presión pesquera, tanto profesional como deportiva, y desde el 2015 su población europea figura en la lista roja de especies como casi amenazada. Esa combinación -escasez de stock salvaje y alto valor de mercado- es lo que ha llevado a los investigadores del centro oceanográfico de Vigo del IEO a seleccionar esa especie para tomar parte en la iniciativa europea Diversify, un proyecto de cinco años de duración que pretende desarrollar nuevos sistemas de cultivo, así como métodos de procesado y marketing para seis nuevas especies de acuicultura: cherna, fletán, serviola, corvina, perca y mújel.

Ese programa, en el que participan 38 socios de 12 países y está dotado con 11,8 millones de euros, acaba de alcanzar su ecuador, intermedio que los embarcados han aprovechado para hacer balance y exponer los avances habidos en la investigación.

Los gallegos y su cherna comparecieron pletóricos, pues han dado pasos importantes en el proceso de domesticación y cultivo y ven posible y cada vez más cerca la producción comercial de la especie.

«Los resultados obtenidos son esperanzadores y las posibilidades de cultivo de esta especie de gran valor comercial son buenas», explica Blanca Álvarez-Blázquez, una de las investigadoras del oceanográfico de Vigo que participa en el proyecto.

La cherna es una especie de la familia Polyprionidae que puede alcanzar un peso de cien kilos. Vive en aguas profundas de casi todo el mundo y se caracteriza por ser una especie de rápido crecimiento. Hasta el momento «se ha descrito el ciclo reproductivo de la cherna, se han desarrollado protocolos de inducción hormonal de desove y procedimientos de fertilización in vitro, se han formulado dietas para reproductores y larvas y se ha elaborado un estudio de mercado sobre el potencial de esta especie al corto y largo plazo», explican desde el IEO. Por tanto, el mercado está cada vez más cerca.




Fuente: La Voz de Galicia

Un pescador santiagués captura un congrio de más de 35 kilos en la ría de Muros





Cuando le faltaban dos metros para lograr sacarlo del agua, fue cuando el ya experimentado pescador santiagués Paco Fernández Gómez se dio cuenta de que el congrio que había capturado con su caña desde la orilla en Esteiro no iba a ser uno más. «Tiña unha cabeza coma a dun can», explicaba ayer. La báscula le dio la razón: pesaba 35,380 kilos. Además, su longitud rondaba los dos metros.

«Ata agora o récord tíñao en 14 quilos», aseguró Paco, este vecino de O Eixo que lleva dos décadas pescando. Aprendió el oficio de capturar los congrios con un señor mayor, ya fallecido, con el que coincidía los fines de semana. A diferencia de otros compañeros, él acude a plena luz del día y lo hace con la caña, lo que complica la tarea. «O normal é capturalos con pesca submarina e de noite», afirmó. Sacar del agua un pez de semejantes dimensiones no fue fácil. «Pasei vinte minutos», relató.

Ahora, repartirá el ejemplar capturado ayer por la mañana en la ría de Muros con los pescadores que le acompañaban en esta jornada, Manuel y Raúl -que acudía por primera vez-, así como con otros amigos con los que comparte esta afición.




Fuente: La Voz de Galicia

viernes, 14 de abril de 2017

Pescan un congrio de 31 kilos





Un congrio de 31 kilogramos de peso y casi dos metros de largo pudiera parecer una barbaridad. Y quizá lo sea: una bárbara realidad. Con ella se topó un porriñés de 27 años el pasado sábado cuando se encontraba realizando pesca submarina frente al viejo faro de Cabo Silleiro, en Baiona.

Samuel Pérez, natural de Cerquido lo pescó "sobre las 12 del mediodía y a unos diez metros de profundidad", según él mismo explica. "Lo localicé en una bajada metido en un agujero; le metí un primer disparo con el fusil que tenía en ese momento, que tiene unos cinco metros de sedal, y después subí hasta la superficie para probar con otro fusil que tiene mayor longitud de sedal. Con ese último intento ya conseguí capturarlo".

Samuel lleva practicando submarinismo desde 2011. "Lo hago porque me gustan dos cosas, el paisaje submarino y también la pesca que se puede hacer asociada a él". Es un pescador nato. De hecho, solo el año pasado reconoce haber capturado "unas 25 lubinas".

Es, además, generoso, porque el congrio lo ha repartido entre "un amigo que se casa el próximo mes de agosto y otros amigos que se llevaron el resto".

Con todo, Samuel también reconoce que ha ido aprendiendo a lo largo de los años. "Cuando llevaba un año haciendo pesca submarina, pescando en Estelas, localicé un banco de xurelos y de lubinas, todos en torno a un kilo o a un kilo y medio; debido a mi poca experiencia de la época, me apresuré a pegar un tiro y lo fallé, y para mi sorpresa todo ese banco de peces me rodearon a una distancia en las que los podía tocar con las manos, no se espantaban en absoluto; hoy en día habría actuado de forma diferente".

Por último, dedica esta última captura "a todos mis compañeros de pesca submarina por el gran apoyo que me dan".


Fuente: Faro de Vigo

Con el salmón a la vista






Hubo agostos parecidos a este abril. En las orillas de los ríos asturianos, con la cota del agua tan baja como a veces en lo más seco del verano, la corriente deja a la vista los salmones y alienta las vísperas de la persecución del campanu, este domingo, con abundancia de buenas perspectivas de captura. Otra cosa será lo que después del primer día suceda con la temporada si sigue lloviendo poco.

Sin rastro de las aguas mil de abril, ni del deshielo de los años de nieves, la apertura de la temporada de pesca de salmón con muerte en Domingo de Resurrección promete piezas para el primer día e incertidumbres para los meses siguientes en todos los cauces. "No serán los veinte salmones del primer día de hace dos años, un 28 de abril, pero media docena saldrá seguro", se lanza Enrique Berrocal, presidente de la sociedad Las Mestas del Narcea, que mira al río y ve "demasiado bajo", "casi como en lo peor de los agostos", un cauce que estaba "precioso" hace una semana. Si no llueve y los caudales siguen tímidos, "va a costar hasta que los salmones se muevan en el río", apunta. El caso es que "se ven" ejemplares y que por ese lado "la temporada tiene muy buena pinta". La confirmación quedará para lo que diga el cielo desde este domingo hasta el 15 de julio, en toda la extensión de una campaña que despega con la salvedad normativa que este año, con el propósito protector de salvar la temporada de desove, obligará a devolver al río, desde el 15 de junio, los salmones de más de 75 centímetros.

En sesenta años de pesca, Antón Caldevilla recuerda con esfuerzo un solo año de tan escaso caudal en los ríos salmoneros del Oriente. El presidente de la sociedad "El Esmerillón" casi nunca ha visto "una seca tan larga en un año sin nieve en las cumbres" y coincide en que los salmones "se han visto" y en que a buen seguro saldrán el primer día, pero también en que "casi no habrá río" si el tiempo sigue así.

El periodo hábil de capturas empezó y terminará con el vedado parcial de la pesca sin muerte -en sus dos fases, del pasado 19 de marzo hasta hoy y del 16 al 31 de julio-, pero la parte fuerte da la salida en dos días, a las siete y cuarto de la mañana de este Domingo de Resurrección, con buenas perspectivas para el ciclo de captura con muerte y para las dos subastas convocadas en las cabeceras de las grandes cuencas salmoneras asturianas. La puja por el campanu de Asturias tendrá once restaurantes aspirantes en Cornellana; la de la primera pieza del Sella ha confirmado a 14 postores en Cangas de Onís. El año pasado puso el listón más reciente en los 4.200 euros que se pagaron por el primer salmón del Sella, curiosamente por encima de los 3.700 en que los mismos compradores valoraron el campanu de la campaña.

La normativa mantiene los cupos -un salmón por día, cuatro por pescador y temporada- y algunas actuaciones exógenas, las dificultades que han hecho quejarse a los pescadores. En el Narcea, ya está parada la obra de reconstrucción de los pilares del puente de Cornellana, que habían soliviantado a los aficionados por el obstáculo que suponen para el paso de los salmones, pero la alerta persiste, promete Berrocal, ante la promesa de la empresa de abrir un canal más profundo si se constata que se prolonga el problema. En el Oriente, "El Esmerillón" prepara pancartas de protesta contra las restricciones que el Principado sigue imponiendo, a su juicio, a la duración de la campaña y reprocha que la Confederación Hidrográfica ponga "palos en las ruedas" ante sus intenciones de acondicionar los accesos a algunos cotos de la zona.

En el territorio normativo, la temporada echa andar también inmediatamente después del registro en la Junta General del Principado de una iniciativa parlamentaria en la que Foro Asturias pretende que la cámara inste al Gobierno del Principado, entre otras disposiciones, a suprimir la prohibición de venta que, fuera del "Campanu", pesa sobre los salmones, reos y truchas capturados en los ríos asturianos.



Fuente: La Nueva España

¿Sabes cuántos salmones hay en los ríos asturianos?





Los ríos salmoneros de Asturias han sumado en los últimos diez años entre el 85 y el 90 por ciento del total de las capturas en España, según ha destacado hoy la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales del Principado. El último censo de salmones de 2016 arroja una cifra de 2.937 ejemplares en todos los ríos asturianos. 

En un comunicado, la Consejería indica que a 31 de marzo había habilitado un total 8.800 licencias de pesca de salmón, cuya temporada con muerte se iniciará este año el domingo de Pascua, 15 de abril, y concluirá el 15 de julio.


La Consejería señala que se ha registrado un ligero descenso en la demanda para cotos salmoneros, unas 1.937 solicitudes que equivalen a la petición de 5.817 personas, ya que se admiten tres por solicitante.


Esta demanda, según la Consejería, es similar a la de los últimos años.


Las capturas de salmones se han estabilizado en unos 1.300 salmones en los últimos años y los censos de salmones reproductores realizados en los ríos y los datos que ofrecen las estaciones indican una estabilización poblacional.


La Consejería afirma que, respondiendo a un compromiso asumido desde hace años, mantiene la normativa de poder capturar un salmón por persona y día hasta un cupo de cuatro por año.


En cuanto a las previsiones de capturas, recuerda que los salmónidos, aun siendo las especies más representativas de los ríos asturianos, son migradores, lo que complica en alto grado la evaluación real y la gestión de sus poblaciones dada la incertidumbre sobre el retorno futuro de peces que han descendido al mar.


Por ello, recalca que las capturas de salmón o reo anual siempre serán «inciertas» hasta que está avanzada la temporada en la primavera.


La Consejería explica que la disminución histórica de entrada de salmón ha motivado la realización de censos otoñales para evaluar la población que queda para el desove en los ríos asturianos y que ponen de manifiesto que se está realizando una pesca sostenible.


En otoño de 2016 han quedado para desove una buena cantidad de reproductores, especialmente en el Sella.


El censo de salmones de 2016, realizado por la Consejería de Desarrollo Rural, arrojó una cifra de 2.937 salmones en todos los ríos salmoneros de la región.


Asimismo, se ha constatado que una buena cifra, al menos dos tercios de los salmones que han entrado ese año, no son pescados y quedan para desove.




Fuente: La Voz de Asturias

Salas se prepara para el reinado de un nuevo «Campanu»





El Campanu está al caer, y Salas se prepara para recibirlo como merece. El ayuntamiento salense celebrará para ello el próximo fin de semana, los días 15 y 16 de abril, la feria del salmón Asturpesca-Capenastur 2017 y la tradicional subasta del primer salmón de la temporada en Asturias, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional. La Feria del Salmón se puso en marcha en 1999, promovida por el Ayuntamiento de Salas y organizada por la Federación de Pesca y Casting del Principado de Asturias.

Según indican desde la organización, ya han confirmado asistencia a la subasta del Campanu los restaurantes El Buche, de Salas; O'Carballeira, de Oviedo; Sidrería El Porcón, de Oviedo; Casa Ramón, de Oviedo; As de Picas, de Gijón; Sidrerías El Campanu de Cangas de Onís, Ribadesella y Oviedo; Vinoteca Talismán, de Oviedo; La Lonja, de Cudillero; y Casa Parrondo, de Madrid. 


Fuente: La Voz de Asturias

«Las truchas desaparecerán pronto si el pescador no las devuelve al río»





El instituto de enseñanza secundaria monfortino A Pinguela acogió recientemente una charla del biólogo leonés Carlos Rodríguez sobre el futuro de la pesca fluvial. A través de esas conferencias, y de su trabajo como realizador de documentales en Bicho Producciones, reivindica la necesidad de un cambio radical en la mentalidad del pescador. Acude regularmente a la llamada de diferentes entidades y asociaciones, pero en los centros educativos se encuentra especialmente a gusto. «Las nuevas generaciones asumen de forma natural conceptos como pesca sin muerte y restauración fluvial. El futuro es suyo y quieren seguir disfrutando de los salmónidos más y mejor que las generaciones precedentes», dice.



-¿Es la pesca sin muerte la única opción de futuro para que los ríos sigan teniendo truchas?

-No es la única, pero es la más efectiva en relación a los beneficios que reporta y a los costes que plantea, que son cero. Países de todo el mundo tienen una legislación que apoya la pesca sin muerte como herramienta de gestión de los río. En sitios tan dispares como Suecia o Argentina, verdaderos paraísos de la pesca, nadie se plantea matar ni uno solo de los reproductores del río. Y tienen miles. Los pescadores no somos responsables de la situación actual de los salmónidos, pero somos los únicos que podemos salvarlos. ¿Cómo? Devolviendo los peces para que se reproduzcan y demandando de la administración la restauración de ríos.


-¿Cómo se pudo llegar a la actual situación?

 -Sobre todo como consecuencia de la destrucción del hábitat fluvial y del castigo de la sobrepesca, legal e ilegal. El problema de fondo es la falta de cultura sobre ecología acuática que tiene la sociedad en general, pero que es más aún sangrante entre los pescadores. Lo que sabe la sociedad sobre los ríos proviene de las conversaciones de gente cabreada en las barras de un bar. Falta información. Se da voz a la generación de los tiempos del Icona, mientras el saber científico es ridiculizado y menospreciado.


-¿No se cargan demasiado las culpas en el pescador?

 -El pescador se siente agraviado por la normativa, pero no entiende que la situación es límite. Los estudios apuntan a un par de décadas de futuro con salmónidos. El control de la pesca es una medida rápida, fácil de implementar y muy necesaria para preservar lo que nos queda y avanzar con medidas de más recorrido como la restauración fluvial.


-¿Por qué cuesta tanto al pescador devolver piezas al río?

-Los pescadores no entienden que la pesca sin muerte permite pescar más truchas, durante más días al año y en más lugares, tal y como ocurre actualmente en Castilla y León. Hay un perfil mayoritario de pescadores desconectados de la realidad, de la principal necesidad de nuestra afición, que es aumentar el número de peces para que las poblaciones sean viables. Pescar sin muerte es pescar más y mejor, no hay discusión. Quien diga lo contrario está defendiendo únicamente sus intereses personales y demuestra una falta de información y de compromiso con los ríos. Negarlo supone sentenciarlos a muerte.


-¿Conviene coordinar los cupos y la apertura y cierre de la veda entre autonomías para que algunos ríos no sufran sobrepesca?

-Si tuviésemos más tramos de pesca sin muerte sería innecesaria. Poner de acuerdo a las administraciones lleva un tiempo del que no disponemos. Lo que todos los pescadores tenemos en nuestras manos es devolver las capturas en buenas condiciones y que el máximo de individuos lleguen a reproducirse. Si gestionásemos los salmónidos como lleva un ganadero su granja no habría ningún problema. Los reproductores se quedan y si hay que sacrificar algún individuo para comer serían los inmaduros, las truchas de pequeña talla.


-Pero en los ríos hay que devolver las truchas pequeñas.

-Si te comes a los mejores padres y madres, de poco vale devolver al río las truchas pequeñas. Las tallas legales actuales son herencia de un saber desfasado que data de hace cincuenta años. Así estamos a nivel legislativo y de formación ambiental de los pescadores.


-Hablaba antes de la necesidad de restaurar los ríos. ¿Cómo se puede conseguir ese objetivo?

-Hay dos maneras fundamentales: devolviéndoles su agua y conectando los tramos de río que ahora están desconectados por la enorme cantidad de presas. En la situación actual los peces no pueden moverse entre tramos. Está demostrado que la posibilidad de migración es clave para mantener las poblaciones.


-¿Son tan dañinos los cormoranes como sostienen los pescadores?

-En una situación como la actual, los pescadores ven como competidores a cormoranes, nutrias y garzas. Pero en vez de reclamar medidas de restauración fluvial y de protección de las especies piscícolas, piden control de depredadores. De nuevo estamos como en los años cincuenta. La educación ambiental es clave para que los pescadores sean un colectivo más útil en la gestión de los ríos. Desgraciadamente, el populismo político también se nutre de esta afición. Es fácil regalar el oído de los pescadores desinformados con medidas que no atajan el problema de fondo.


-¿Hasta qué punto condiciona la reproducción de salmónidos la mala calidad de las aguas?

-Un río cuyas aguas estén contaminadas no produce alevines. Gran parte de las conferencias que damos abordan ese problema con imágenes de grandes reproductores a los que la contaminación sentencia a muerte. Una vez que lo ves, las conclusiones caen por sí solas.



Fuente: La Voz de Galicia

Aparecen cientos de peces muertos en el embalse del Umia





Cientos de peces muertos, en su mayoría escalos y alguna trucha, aparecieron en el embalse del Umia. Según explicó el alcalde de Caldas de Reis, Juan Manuel Rey (PSOE), la alerta la dio un vecino de Troáns, en el vecino municipio de Cuntis, a primera hora de la tarde. Por el momento se desconoce si la causa puede ser un vertido o un proceso natural.

En el caso de Caldas, el abastecimiento a la población se hace de forma mayoritaria con la captación de manantiales y solo en un 20 % del embalse. Como medida de precaución, el Concello ha encargado ya una analítica.

Por su parte, el regidor de Cuntis, Manuel Campos (PSOE), comentó que la mortandad afecta a todo el perímetro de la presa, alcanzando zonas de los tres municipios (Caldas, Cuntis y Moraña). Hasta el lugar se desplazaron técnicos de Augas de Galicia, departamento de la Consellería de Medio Ambiente.

Un portavoz de la consellería señaló a última hora de la tarde que los peces muertos se han localizado en la cola del embalse, aguas arriba de la presa. La primera impresión es que los animales llevaban muertos ya algún tiempo. En la inspección que hicieron en la zona no detectaron ningún indicio de vertido que pudiera haber causado la mortandad. 




Fuente: La Voz de Galicia

Zamáns se llena de pescadores ante las continuas vedas en el Lagares por vertidos





Los intermitentes vertidos en la parte baja del río Lagares que obligan a la Consellería de Medio Ambiente a prohibir las capturas han provocado el traslado masivo de los pescadores de Vigo al embalse de Zamáns. Cada vez son más los que se deciden por esta alternativa y sustituyen las capturas de truchas por las de black bass, una especie invasora de origen norteamericano y mucho menos fina al paladar.


Aún así, los pescadores argumentan que prefieren comer una pieza de peor calidad, que otra contaminada. No se fían de los vertidos de las empresas, sobre todo, dicen de los pequeños, que llaman menos la atención, y que van minando poco a poco la pesca. Al menos, alegan, cuando los vertidos son grandes se ven más y se toman medidas.

«En el Lagares se puede pescar en algunos tramos de la parte alta de Cabral, en la cabecera. Allí hay un coto y zona libre y se capturan truchas», comenta el experto Víctor Cid. Reconoce que cada vez se sacan menos licencias y que aumentan los vigueses que salen a pescar fuera de Vigo. «Los que no van a Zamáns, que son muchos, acuden a zonas de Ourense o de Santiago, donde hay buenos ríos trucheros», añade.

Otra opción muy socorrida es la de los ríos salmoneros, pero para eso es necesario esperar al primero de mayo, cuando se levanta la veda. Entonces son numerosos los vigueses que van al río Tea en busca de salmón y reo. Pescan en cualquiera de los municipios de la comarca de O Condado que baña el río. En algunos casos, como Mondariz, existen cotos y acceso libre.

«Ahora la trucha autóctona no se puede comercializar, es para consumo propio. También se practica cada vez más la pesca sin muerte, de captura y suelta», apunta Cid. Por su tienda Pesca Rías Baixas, de la carretera de Camposancos, en Coruxo, pasan pescadores de todo tipo y niveles. «Hay para todos los bolsillos. Tengo clientes que piden una caña de diez euros y otros que pagan 400 por ella. Es como las bicis, depende de lo que busques», concluye el pescador y comerciante.

Las licencias de pesca fluvial han caído no solo en Vigo, sino también en los municipios del área metropolitana. El pasado año los vigueses obtuvieron 1.087 permisos frente a los 1.154 del 2015. Si a estas cifras sumamos las de las localidades del entorno, la diferencia sería de 2.144 frente a 2.216. Y eso que entre los municipios del área se incluyen algunos de mucha tradición pesquera, como Fornelos y Pazos de Borbén. En toda la provincia de Pontevedra las licencias ascienden a 8.616.

Por ciudades, es Ourense la que expide más permisos, con un total de 3.119 al cabo del año, seguida muy de cerca por Lugo, con 2.923. El tercero y cuarto puesto le corresponde a A Coruña y Santiago, ya por debajo de los dos mil. Vigo ocupa la quinta plaza, por delante de Pontevedra y Ferrol.

Durante el pasado año la Consellería de Medio Ambiente tramitó un total de 34 expedientes sancionadores en la provincia, la cifra más baja de las cuatro gallegas. En Ourense llegaron a un centenar, mientras que en Lugo y A Coruña fueron 73 y 50 respectivamente.

Entre las causas de las sanciones figura la ausencia de licencia, la captura de especies prohibidas, o la pesca en espacios protegidos.

Las sanciones impuestas han sido de todo tipo. Una falta leve es castigada con una multa de hasta 300,51 euros, mientras que la calificada como muy grave puede superar los 300.000. También se acompañan a veces de inhabilitaciones de entre uno y diez años.

En lo que respecta a los cotos existentes, Vigo cuenta con Fragoso, en el río Lagares y sus afluentes Eifonso, Comesaña y Barxa, aunque este último está vedado en la actualidad. Más posibilidades ofrece el área metropolitana, con los cotos de Soutomaior en los ríos Verdugo y Oitavén. En O Porriño y Mos están los de los ríos Louro y Perral, y en Gondomar, en el Miñor. En un radio también cercano se encuentra el coto de pesca del río Tea.

Los tramos libres de pesca sin muerte son cada vez más numerosos ante la creciente demanda de esta práctica. Entre ellos está el situado en el río Parada, en Fornelos de Montes, y los del Verdugo, Xabriña, Borbén y Tamuxe. En estos tramos se puede practicar la pesca hasta el 30 de septiembre. Las licencias pueden ser de seis tipos en función de la categoría y de si son para captura intensiva o sin muerte. Los precios oscilan entre los dos euros de esta última y los 13 para salmones y demás especies.



Fuente: La Voz de Galicia