sábado, 15 de julio de 2017

Una trucha de 3,2 kilos en el Sil





El joven quirogués, Luis Rodríguez Núñez, salió a primera hora de la mañana de su casa rumbo al río Sil para practicar una de las aficiones que más le gustan, la pesca. Durante la mañana logró atrapar varias piezas, pero el principal botín llegó a última hora. A la una del mediodía, Rodríguez vio como picaba un ejemplar, pero no era una pieza cualquiera. Levantó la caña y de pronto emergió de las aguas del río Sil a su paso por la parroquia de A Barca do Castelo una trucha de dimensiones considerables.

Nada más sacarla del agua, la midió y pesó. En total 3,2 kilos. Era el mejor botín de su larga trayectoria como pescador. Nada más llegar a casa, Luis Rodríguez se la dio a su abuela, que ya puso en marcha toda la maquinaria para cocinarla. A sus 26 años, es un gran aficionado a la pesca.

Se lo inculcaron hace bastantes años sus amigos, y todos los días aprovecha el tiempo libre que tiene para irse al río. Este joven pescador tiene buena mano, porque siempre regresa a casa con varias piezas. Considera esta modalidad como un deporte muy completo, que sirve para estar bien física y anímicamente.



Fuente: La Voz de Galicia

Los cotos de salmón de Lugo escandalizan a pescadores de toda España






Escandalosas fotos como la que ilustra esta información circulan por las redes sociales de comunidades de pescadores de salmón de toda España porque les escandalizan. Ese es el estado de los tres cotos de salmón de la provincia de Lugo, casi los únicos junto con el Eo, y muchos pescadores de esta selectiva modalidad que este verano iban a venir a Galicia para pescar salmón ya han cancelado sus visitas ante el estado dantesco de los ríos salmoneros de la comarca lucense de A Mariña.

Algunos incluso protestan porque compraron en las subastas permisos o lotes para la pesca del salmón que realizó la Xunta de Galicia, pero esas autorizaciones ahora no sirven para nada porque los ríos están impracticables. Algunos aficionados y expertos en la pesca del salmónido dicen incluso que el estado de los ríos va a suponer un daño muy importante para la vida de esta especie, que necesita cauces limpios y cristalinos para prosperar.

Sin embargo, los ríos Ouro, Masma y Landro, que riegan la zona comprendida entre Mondoñedo Foz y Viveiro, están completamente impracticables, bajo grandes montones de troncos y ramas que quedaron del verano y que Augas de Galicia no retiró en su momento. Algunos de los más destacados pescadores de salmón de España dicen en sus foros que este panorama «dañará claramente la imagen de la Galicia verde de los mil ríos y será un lastre para la Xunta cuando quiera seguir vendiendo esa imagen».

La Asociación de pescadores del río Masma fue una de las que envió hace tiempo un escrito a la Xunta de Galicia para denunciar que desde el pasado mes de marzo la situación se había vuelto dantesca. La consellería de Medio Ambiente le contestó que ya había autorizado los permisos necesarios para que se realizase la limpieza y retirada de los árboles, pero tras varios meses de espera, el trabajo que debe realizar Augas de Galicia no se produjo y a punto de terminar la nueva temporada de pesca la situación de los ríos es esta. Además, el colectivo de pescadores tiene constancia de que la Xunta de Galicia elaboró un informe al respecto, y en él se recogen más de 70 lugares en los ríos Ouro, Landro y Masma en los que Augas de Galicia debería intervenir con labores de limpieza para retirar montañas de maleza y madera.



Fuente: La Voz de Galicia