domingo, 29 de septiembre de 2013

La pesca a "Spinning"







El spinning es una modalidad de pesca muy adictiva que cada vez cuenta con más practicantes.

Con este término anglosajón “Spinning” que significa literalmente “recogiendo” se denomina lo que simplemente podríamos definir como “pesca a lance ligero”. Se trata, como decimos de una variante de la pesca a casting que cada día cuenta con más adeptos, gracias a que no requiere de una técnica muy complicada ni de un equipo muy especial, ofreciéndonos sin embargo la posibilidad de conseguir capturas espectaculares con equipos livianos lo que sin duda es toda una experiencia.

Pero, conozcamos algo más sobre el Spinning:

Podríamos decir que el Spinning se basa sencillamente en lanzar y recoger un cebo, que tanto puede ser natural como artificial, si bien comúnmente con el término de Spinning se habla de la pesca con artificial…. así definido parece una técnica realmente fácil, otra cosa es ponerla en marcha y obtener resultados.

Al escuchar la palabra “lanzar” muchos la asocian de manera directa con “enviar lo más lejos posible” y nada más lejos de la realidad. Con el Spinning se busca lanzar el cebo a un punto preciso que deberá ser determinado de antemano por el pescador, y recuperarlo de la mejor forma posible tratando de que llame la atención de posibles capturas para que “entren”.

A nivel general, podemos hablar de dos tipos de Spinning deportivo:

- LIGERO:  se denomina Spinning ligero al que se trabaja con cebos inferiores a 50 g. Teniendo en cuenta el peso del cebo, las características del equipo serán también particulares: precisaremos de cañas cortas y sedales muy ligeros.

Este tipo de Spinning se practica en espacios reducidos donde existan rompientes: recovecos, entrantes… allí donde suele haber “concentración” de predadores. Además esta modalidad se utiliza en el interior de los puertos, incluso para pescar entre embarcaciones paradas.

Debido a los espacios reducidos en el que suele practicarse el ligero, lo más importante será disponer de una buena técnica de lanzado, para lograr que nuestro cebo caiga siempre en el lugar exacto que creamos conveniente, evitando los más que posibles enganches.

- SEMIPESADO:  los cebos lanzados en el Spinning semipesado tienen un peso superior a los 50 g.

Para este tipo de lance precisaremos de espacios más amplios, de ahí que sea típico practicar el semipesado en playas o en zonas rocosas abiertas, incluso en las escolleras de los puertos. Por supuesto, precisaremos de cañas más largas si bien nunca nada que pueda limitar nuestra movilidad.







Hoy en día encontramos en el mercado equipos cada vez más específicos que nos brindan excelentes prestaciones siempre y cuando elijamos el material acorde a la modalidad que pretendemos practicar.

El problema a la hora de seleccionar el equipo de Spinning es que precisaremos saber de antemano
qué tipo de pesca vamos a realizar (ligero o semipesado), y eso es algo en ocasiones complicado de determinar con antelación, ya que todos pensamos que, según el momento y el lugar, podríamos llegar practicar una u otra. Por ello lo mejor es contar con dos cañas de diferentes longitudes y acciones que cubran la mayoría de escenarios y técnicas de pesca.

Para practicar spinning ligero optaremos por una caña relativamente corta, de entre 2,10 y 2,70 metros preferiblemente de dos tramos ya que este tipo de modelos aportarán una precisión de lance extra que viene muy bien para poner el señuelo justo donde queremos. Respecto a la acción buscaremos modelos parabólicos progresivos con potencias comprendidas entre los 10 y los 60 gramos.

Respecto al carrete, lo ideal sería un modelo ligero con buen ratio de recuperación (a partir de 5.1 sería lo ideal). Un aspecto a tener en cuenta como siempre, es el de los rodamientos. A partir de 4 estamos hablando de carretes de cierta calidad, algo que es necesario pues en esta modalidad su uso es intensivo. Los modelos de aluminio son muy recomendables para el spinning marino pues aportan un extra de resistencia conservando un peso contenido.

Sedal: Buscamos un nylon resistente pero de diámetro contenido para ganar algunos metros de lance extra. En este sentido los grosores habituales van desde el 0,18 al 0,28 dependiendo de la resistencia de los mismos y el tipo de especies objetivo.

Muchos pescadores se decantan por líneas de multifilamento que proporcionan unas resistencias increíbles en grosores muy contenidos, como contrapartida debemos asegurarnos de que las anillas de nuestra caña soportan este tipo de líneas ya que son abrasivas. Muchos pescadores sostienen también que al no tener elasticidad en las líneas de este tipo las capturas se deben manejar con mucho más cuidado pues corremos el riesgo de desgarro. Si opta por este tipo de líneas puede montar bajos de fluocarbono conectando con el señuelo o bien empatillar directamente al trenzado.

Como indicamos al principio, si practicamos spinning semipesado tendremos que contar con otra caña más potente, con acciones similares a 20-80 o incluso 50-100 un poco más largas (2,70-3,30 m) ideales para zonas de mar batido como el Cantábrico o el atlántico. El resto del equipo será el mismo siempre teniendo presente una relación compensada señuelo-caña-carrete.






El abanico de señuelos disponibles hoy en día para la pesca a spinning es casi infinito por lo que puede ser complicado en un primer momento saber qué tenemos entre manos. Podemos hacer una primera clasificación en función del tipo de señuelo centrándonos en si éste es blando (vinilos y plumas) o duro (peces artificiales, cucharillas metálicas y chivos).

El segundo factor que define claramente un señuelo es la capa de agua que trabaja, de esta forma podemos hablar de señuelos de superficie como poppers y paseantes, señuelos que exploran los primeros metros de agua como minnows y jerkbaits y señuelos de profundidad que reconoceremos por sus baberos más amplios.

Señuelos de superficie:

Dentro de la denominación de “señuelos de superficie” entran los señuelos que, por carecer de babero, son movidos por la acción de la punta de la caña y cuya acción de pesca transcurre en la superficie del agua.

Dentro de este tipo de señuelos podemos encontrarnos con paseantes, poppers o pencil poppers cada uno con sus características propias pero con un denominador común: trabajar en superficie.

Los poppers son llamados así porque, por la forma cóncava de su boca, hacen un sonoro “pop” al chocar con el agua cuando se le da un tirón con la punta de la caña, a la vez que levanta agua y burbujas.

Los pencil poppers se llaman así por la forma alargada, tipo lápiz, que tienen. Son más alargados que los poppers y tienen más peso en la cola que en la cabeza, por lo que, en el agua, adoptan una posición vertical sacando la cabeza fuera del agua.

Estos señuelos se animan mediante golpecitos más o menos continuos con la puntera de la caña, movimiento que se logra haciendo un vaivén de muñeca corto pero rápido y repetitivo sin dejar de recoger. Repitiendo este movimiento tendremos el “Walking the dog” o “paseando al perrito”, movimiento de zig-zag en el cual el señuelo cabecea hacia los lados dejando una preciosa estela. Para que este movimiento salga bien el tamaño del señuelo tiene que estar equilibrado con la potencia y acción de la caña.

Señuelos para medias aguas:

Este tipo de señuelos imitan a peces pasto, se suelen utilizar en zonas de profundidad moderada o donde la actividad de los peces se desarrolle cerca de la superficie. Dentro de este tipo de señuelos nos encontramos con señuelos hundidos, flotantes o suspendidos.

Hundidos: Son ideales en zonas donde el fondo está libre de obstáculos pudiendo pescar en diferentes capas de agua simplemente parando de recoger el señuelo y dejando que éste se hunda. Existen un montón de colores y sin meternos en profundidad pues esto daría para otro artículo, generalmente los que mejor funcionan son los similares a los de los peces pasto de la zona, los blancos y los amarillos. En cuanto a tamaños recomendados desde los 11 a los 18 cm.

Flotantes: Este tipo de señuelos son muy polivalentes, cuando dejamos de recoger suben a superficie y se quedan flotando. Se suelen utilizar recogiendo con la técnica denominada dientes de sierra que básicamente consiste en recoger de forma discontinua por lo que el señuelo sube y baja a superficie realizando un zigzag vertical. En fondos rocosos podemos pescar con menos enroques gracias a su cualidad de pez flotante.

Suspendidos: Este tipo de señuelos si paramos de recoger se quedan suspendidos en su cota máxima de acción de pesca. Se utilizan haciendo paradas discontinuas para mostrar el señuelo en zonas querenciosas para el depredador.

Señuelos de profundidad:

Este tipo de señuelos se distinguen fácilmente por sus grandes baberos. Podemos encontrarlos tanto hundidos como flotantes. Debemos usar este tipo de señuelos cuando no se advierta actividad en superficie o en las capas superficiales de agua. Suelen ser los más efectivos ante peces poco activos.






A la hora de practicar Spinning le convendrá tener en cuenta los siguientes consejos si desea obtener los mejores
resultados:

– El Spinning siempre se deberá practicar con el freno del carrete abierto. Tenga en cuenta que si tiene la suerte de que se produzca una buena picada en el momento de la recogida, según cuál sea el tamaño del pez, puede llegar a romper la línea con bastante facilidad. Si pescamos con el freno flojo, por muy grande que sea el pez y por mucho que tire, nunca romperá el sedal.

– Busque las rompientes de las olas, principalmente donde haya mucha espuma. Esta zona tiene la ventaja de ocultar el sedal e incluso el anzuelo, que podrá pasar prácticamente desapercibido; pero también aporta algo muy
importante: gracias a su constante movimiento se conseguirá dar un total realismo al artificial, el cual semejará ser un “pequeño pez en apuros” casi a la perfección.

– Como zonas donde practicar, decántese siempre por aquellas en las que suela haber concentración de peces pasto, estas son: desembocaduras de ríos, bajíos, ramblas…

– Si desea capturar una lubina, acérquese a su playa favorita y no dude en meterse en el agua para conseguir lanzar el cebo allí donde la rompiente sea mayor, aunque para ello sea necesario meternos en el agua.

– Las mejores horas para la práctica de esta modalidad de pesca son al atardecer y al amanecer y si son horas de la subida de la marea mejor.

– Desde embarcación, si observamos a un grupo de gaviotas revoloteando alrededor de un punto concreto casi con seguridad habremos dado con el lugar perfecto para realizar nuestros lances. En estos casos convendrá acercarnos al lugar despacio, intentando no asustar a los pájaros que con seguridad armarán un gran revuelo haciendo huir a nuestras posibles capturas.

– La recuperación debe realizarse de forma lenta y progresiva, para que al pez le de tiempo de observar el cebo y de intentar cogerlo; si bien nunca debemos su bestimar la inteligencia de las diferentes especies y daremos a la recuperación la velocidad suficiente para no darles tiempo de que se percaten de que se trata de un cebo y no de comida real.

– Nunca intentaremos sacar una pieza a la fuerza, resulta mucho más recomendable “pelear” con ella hasta conseguir cansarla y entonces la sacaremos con facilidad.

– Cuidado con la mar, toda prudencia es poca y sobre todo mucho cuidado con las diferencias entre mareas, los pasos que se cierran con la marea alta, conocer siempre la hora de la bajamar y observar siempre lo que sucede a nuestro alrededor es fundamental para pescar seguros.




  
  

2 comentarios:

  1. Los pescadores mas viejos perdemos también la memoria y cometemos antiguos errores . Pesco en el pacífico centroamericano y sali hace 10 noches a la playa , era casi medianoche y pescaba con una lisa viva amarrada a un circular # 7 , un líder de 80 lbs de 3 metros y braid de 50 lbs. , luché con 30 libras de freno durante 1h15m , corri hacia abajo con las olas que iban y me ayudaba con las fuertes olas que entraban a ver si estas empujan al pez a la playa , corri varias veces hacia adentro para acercarme al pez y corrimos bajamos y subimos 500 mts de playa de un lado a otro , intenté frenar la salida de hilo trabando el carrete con la mano pero era tanta la presión que amenazaba a cortar , ajuste el freno casi al máximo pero a medida que pasaba el rato el aminal tenía mas fuerza , pero de repente nada , sentí el frio horrible de la línea suelta , había perdido la presa ... , me insulté mucho , me ofendí a mi mismo como nadie , solo en la playa , derrotado por mi propia limitación con la presa de mi vida , había perdido , ahí en la soledad y oscuridad de la playa desierta estaba con mi frustración maldiciéndome . Es que yo sabía que había pasado , en el último de los nudos al bajo no había hecho bien el cierre porque me había olvidado los lentes y no podía ver , ´debería haber hecho algo para que todo este bien y no lo había hecho , efectivamente en el fluoro había ese clásico rulito de nudo vencido por presión , por eso amigos pescadores , que no les pase lo que me pasó a mi que perdí el róbalo de mi vida por un nudo mal hecho............

    ResponderEliminar
  2. Hola si la verdad es buena idea lo que si recuerdo es que los números uno del mundo en spining por el 2011 o así le cascaban sus 100 metros desde orilla y espigones bueno no vi gran cosa diámetros ... creo que se tiene en cuenta el carrete por ejemplo en Spinning Daiwa consigue el cross que le llaman inclinando el bobinado gracias a esto el hilo no se clava reduce mucho las pelucas y bueno no se mucho mas si es verdad que con señuelos moscas etc el concepto cambia ya que un carrete puede lanzar mas lejos con un 0,40 que con un 0,15 por ejemplo el peso rigidez y etcs que le dan a los hilos va en función de como bobina un carrete por este motivo bueno la verdad es que SHIMANO por ejemplo está más por el estilo clásico relación hilo/bobina/carrete y daiwa por ejemplo ha tenido mejores equipos en spinning ligero que llaman bueno yo aun no soy capaz de cascarle un 3000 qd spinning de la daiwa a un 0,23 o 0,40 de POWER PRO.

    ResponderEliminar