sábado, 20 de agosto de 2011

¿Qué es mejor para la pesca, la pleamar o la bajamar? ¿Luna nueva o luna llena?


Cada pescador tiene su propia teoría al respecto aunque la mayoría aceptan la influencia de la luna como un factor a tener en cuenta.

Yo por propia experiencia puedo decir que la luna llena no me ha dado muchos resultados a la hora de la pesca. Hemos tenido luna llena estos días, y hemos pasado de pescar siempre alguna robaliza a no tener ni picada estos días. Aunque evidentemente habrá muchos pescadores que difieran de mi opinión.

Aparte de la luna, tampoco descubrimos nada nuevo si afirmamos que el alba y la puesta de sol también son momentos de gran importancia para la pesca. Pero en la realidad esto no siempre es así. No es difícil encontrar alguna tabla de pesca por internet o en alguna revista especializada, y en la mayoría de ocasiones rara vez hemos encontrado una relación consistente y precisa entre tales referencias.


La respuesta es sencilla: son demasiados los factores que entran en juego como para poder ofrecer una teoría fiable al respecto. Por ejemplo si la temperatura del agua es demasiado fría normalmente los peces se muestran aletargados. Tampoco podemos pretender realizar una buena pesca si la presión atmosférica marcada en nuestro barómetro desciende. Aunque sí, indudablemente todos hemos hecho buenas pescas con alguna luna nueva (o luna llena), y en el computo global quizá podamos deducir que en estos días hemos obtenido los mejores resultados.

Sin embargo, todos los pescadores somos conscientes de lo variable que puede ser nuestra suerte. Y probablemente éste sea uno de los factores desalentadores para algunos que sin embargo, a los buenos aficionados más nos incita a seguir intentándolo. Una pesca demasiado fácil pronto nos resultaría aburrida. Cada nueva temporada de pesca disminuyen los peces presentes en nuestras aguas. Queda ya muy lejos aquella década en las que íbamos a pescar con nuestros padres y traíamos el cubo lleno de pescado. En la actualidad los peces son muchos menos abundantes y en ocasiones volvemos a casa con las manos vacías. Pero no nos desanimemos todavía...

De repente, un día, y sin ninguna explicación aparente, el puntero de nuestra caña comienza a retorcerse una vez tras otra, mientras peces de todas las especies comienzan a picar ávidamente engullendo prácticamente todo lo que les ofrecemos. Pasado un tiempo, de la misma forma que todo ha comenzado, la actividad de los peces desaparece por completo y retorna de nuevo la calma a las aguas. Estos periodos que todos hemos vivido en nuestras largas jornadas de pesca durante los cuales se incrementa repentinamente la actividad de los peces son los llamados periodos solunares y son la base de la teoría solunar (que expongo en otro artículo posterior).



En cuanto a la pleamar y bajamar, la experiencia nos dice que el cambio de marea entre ellas, la experiencia nos ha mostrado una intensa actividad en los peces, siendo mas acusada el cambio de marea en la bajamar y si es de noche mejor; ahora bien pocas veces podremos adaptar nuestro horario de pesca a estos cambios (a no ser que tengamos disponibilidad total, cosa que se antoja difícil). He estado muchas veces con amigos, sin tener picada en toda la tarde, y llegado los diez minutos del cambio de marea y estar todas las cañas agitándose violentamente.

Pero bueno, y en resumen, que todo esto son teorías, cada propio pescador tiene las suyas en función de su propia experiencia, y normalmente no suelen coincidir de unos a otros. Los peces son animales muy imprevisibles, y pescas cuando no lo esperas, y sacas un "capote" el día que esperas "abarrotar".

1 comentario:

  1. A propósito de este tema, la nueva serie de Hbo se va a llamar Pleamar, lo cual quiere decir que va a sobrar el drama en la temática. Yo no me la voy a perder en mayo de este año.

    ResponderEliminar